Palabras homófonas y polisémicas: Diferencias

Puesto que el español es uno de los idiomas más utilizados en todo el mundo, concretamente el segundo por número de hablantes nativos, sólo superado por el chino mandarín, y por delante de otros idiomás muy populares y extendidos como el inglés, hoy vamos a tratar un tema peculiar y muy interesante de nuestro idioma, las palabras homófonas y las palabras polisémicas, explicaremos que son ambas y cual es la diferencia entre ellas, ya que es habitual confundir estos términos.

Las palabras homófonas son aquellas que se pronuncian igual pero que se escriben de forma diferente y que también tienen significados diferentes. Ejemplos de palabras homófonas son por ejemplo las palabras “tuvo/tubo”, “ola/hola” o “hasta/asta”, con estos ejemplos creemos que se ve claramente a que nos referimos cuando hablamos de palabras homófonas.

palabras homofonas

Las palabras polisémicas, por su parte, son aquellas palabras que se escriben y pronuncian igual pero que pueden tener más de un significado, como ejemplos de palabras polisémicas podemos citar algunas muy frecuentes como “banco”, que puede hacer referencia a una entidad bancaria, a un banco para sentarse o incluso a un banco de peces. Vela, hoja, falda o caja son otros ejemplos muy frecuentes de palabras polisémicas.

Hoy hemos leído un artículo sobre palabras homófonas y nos ha parecido curioso e interesante compartirlo con vosotros, así como las diferencias entre palabras homófonas y palabras polisémicas. Sin embargo, si queréis saber más sobre este tipo de palabras os recomendamos visitar el sitio que citamos como fuente en este artículo.

Fuente: http://palabrashomofonas.com/

Esta entrada fue publicada en Literatura, Reflexión, Varios Historia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *