Gótico: contexto histórico

gotico contexto historicoEl período artístico denominado como “gótico” aparece en el marco del despertar de las ciudades, del siglo XII al XV. Tales urbes se desarrollan por diversos motivos: algunas se convierten en lugar de concentración de peregrinos mientras viajan por los caminos (hacia Santiago de Compostela, por ejemplo), otras son ciudanes romanas que vuelven a renacer tras una época más o menos oscura y todas en general se transforman en centros comerciales donde fluye la mercancía en ferias y mercados en plazas cercanas a las catedrales y otros puntos neurálgicos. A pesar de todo, la proporción habitantes de campo-habitantes de la ciudad es de 90%-10%. Predomina, como vemos, la estructura feudal agraria, aunque el dinamismo de las ciudades es más veloz y tan vertiginoso como las agujas de las catedrales góticas. 

La burguesía, una clase en auge, se desarrolla a través de mercaderes, que intercambian productos (muy importante la Ruta de la Seda y su tráfico de especias y telas); por otro lado, aparecen los primeros banqueros y prestamistas, que otorgan mayor flexibilidad a la economía. Sin embargo, la producción sigue siendo muy localizada y poco productiva debido a la existencia de gremios o grupos de trabajadores de un determinado oficio (herreros, zapateros, constructores) que fijan los precios y la calidad de sus servicios.

Las ciudades se rigen mediante ayuntamientos gobernados por burgueses independientes y libres del control de los señores feudales. Más tarde, los burgueses apoyarían de forma económica al poder real para acabar con las trabas comerciales y los aranceles derivados del sistema feudal y se forjarían las monarquías absolutas.

Culturalmente es una época interesante. La Edad Media, por cierto, no fue tan oscura como se dedicó a vociferar la propaganda ilustrada del siglo XVIII y XIX. En este momento se retomó el racionalismo aristotélico, la fijación por los sentidos y la observación. El cuerpo artísticamente toma importancia tras verse como algo natural y digno de la Creación y de Dios. Además, aparecen nada menos que las universidades, las de Francia con su predominante metafísica, y las de Inglaterra, más científicas. Hay, en general, cierto desprendimiento de la educación del clero, se hacen más autónomas. Muchas están relacionadas con órdenes religiosas como los dominicos. Los franciscanos, por el contrario, son monjes que viven con voto de pobreza y cercanos al mundo natural.

Esta entrada fue publicada en Arquitectura, Historia del arte, Medievo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *