Catedrales góticas

Catedrales góticas
Dicen recientes estudios que las catedrales fueron como los “aceleradores de partículas” de la Edad Media, lo más avanzado tecnológicamente del período. Las catedrales eran símbolos de poder del auge de la burguesía y del prestigio de la propia ciudad, concebidas como un medio para llegar a Dios por medio de la verticalidad (en el interior no se observan elementos sustentantes), iluminación (luz dierna que penetra a través de las vidrieras coloridas) y edificadas como templos naturalistas y racionalistas tras diversos estudios de matemáticas y geometría.

 

Suele tener cruz latina o basilical. La nave de crucero en algunos casos se separa de la cabecera, se centraliza y se hace más pequeña. De tres a cinco naves, rematando con el altar en el este, por donde sale el sol (simbolismo del renacimiento). El deambulatorio es de formas poligonales y absidiolos rectos; algunas de ellas tienen doble nave.

En cuanto a la función sustentante hay que destacar el escaso protagonismo de los muros. Así se ahorra mucho, se anula el capitel. Si derrumbanos uno de los muros, no pasaría nada. Si, en cambio rompemos uno de los muchos “huesos-esqueleto-Dios”. Las fuezas son meramente verticales y sustentadas por estructuras tan básicas en materiales y tan épica. Hay que entender que los capitales románticos rompían la sensación del ritmo ascendente.

Esta entrada fue publicada en Arquitectura, Historia en general, Maravillas, Medievo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *